Cada Gota Cuenta 💧 (I)

Cada Gota Cuenta 💧 (I)

          Cada Gota Cuenta 💧, cada pequeño acto y cada pequeño detalle aunque parezcan insignificantes, ayudan a cuidar de nuestro Planeta y de nuestros recursos.

          A lo largo de estos últimos años hemos visto como nuestro planeta avanza a pasos agigantados hacia un estrés hídrico debido en gran medida al cambio climático y al consumo irresponsable que realizamos del agua dulce.

Cada Gota Cuenta

Desaparición de recursos hídricos

          Cada día son más los recursos hídricos que desaparecen o reducen considerablemente su capacidad (acuíferos, ríos, lagos, humedales,…), así como las continuas contaminaciones que hacen inviable su consumo (pesticidas, residuos, químicos o intrusión salina, entre otros).

          Son muchas zonas todavía hoy en día que no tienen acceso a agua potable para su consumo o no cuentan con sistemas o redes de saneamientos para poder tratar el agua residual y devolverla en condiciones óptimas al sistema natural.

          Así mismo, tampoco cuentan con sistemas de control y reglamentaciones que controlen las industrias, la emisión de agentes contaminantes o el control de una agricultura invasiva.

          Muchos de los productos empleados en estos sistemas son altamente contaminantes y terminan impurificando acuíferos o sistemas de agua dulce, lo que impide el consumo humano.

Contaminación Industrial

Desertificación del Planeta

          La carencia de lluvias provocada por el cambio climático y la sobre explotación de este bien preciado, lleva acarreado la desertificación del planeta.

          España se encuentra entre los países afectados por el proceso de desertificación. Tal y como se extrae de los datos publicados por el Ministerio de, Agricultura, Pesca y Alimentación;

Desertificación España

          Más de las dos terceras partes de nuestro país se encuentran potencialmente afectadas por este proceso (riesgo medio a muy alto de desertificación).

          Razón por la cual urge realizar una gestión eficaz de nuestros recursos hídricos para evitar que la situación continúe avanzando.

          El aumento de la población en los países del “primer mundo”, la construcción descontrolada, la falta de una reglamentación adecuada a las circunstancias actuales, provocan que nuestros niveles de agua dulce continúen descendiendo incansablemente hacia el estrés hídrico.

Consumo de agua en los hogares

           Uno de los puntos en los que hemos venido observando un derroche innecesario de agua potable está localizado en nuestros hogares. A pesar de los incesantes mensajes a la población de la necesidad de reducir nuestro consumo, no termina de causar el efecto deseado.

          A lo largo de nuestra experiencia en el sector de la construcción hemos podido observar como los caudales empleados en nuestro sistema constructivo no son los adecuados al uso que se da del agua.

          Así a modo de ejemplo, por lógica no emplearíamos el mismo caudal de agua para una manguera de riego de jardines que para lavarnos las manos, y sin embargo la presión y el caudal empleado en nuestros hogares en el sistema de canalización de agua sanitaria es el mismo para ambas funciones.

         

Las acciones a tomar deben ir más allá de un “cerrar el grifo cuando no se está utilizando”, ya que supone un derroche de agua potable totalmente innecesario, dado que la mitad de esa agua simplemente sale del grifo al desagüe y no se emplea.

          Debemos intentar reducir considerablemente nuestra huella hídrica como consumidores y como productores para garantizar la supervivencia de nuestros recursos hídricos y de nuestro Planeta. 

#CadaGotaCuenta 💧

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Cerrar menú